La magia del deporte

Así es la Copa: San Lorenzo consigue el milagro a los 92'

VIDEO. Un gol de Fernando Belluschi en el último suspiro le dio al San Lorenzo la victoria por 2-1 y la clasificación a octavos de final de la Copa Libertadores, en detrimento del Flamengo, que terminó eliminado, en un partido vibrante y dramático del Grupo 4.

LOCURA. Boedo se convirtió en carnaval tras la clasificación. Foto: EFE
En el minuto 92, Belluschi disparó de zurda, por abajo y cruzado un rebote y consiguió el milagro para el equipo santo, que con el empate 1-1 quedaba apeado de la siguiente fase tras el triunfo del Paranaense sobre Universidad Católica en el otro partido del grupo.

Marcos Angeleri, de golpe de cabeza, había empatado a los 74 minutos en medio de lo que ya era angustia y drama en el equipo dirigido por el uruguayo Diego Aguirre.

Flamengo, que estuvo como ganador de la zona y clasificado desde los 13 minutos con un bello gol de Rodinei, careció de jerarquía para manejar primero la ventaja y después el empate, en lo que fue una noche que termina con el más amargo de los sabores para el equipo más popular de Brasil.

San Lorenzo, que necesitaba un triunfo para clasificarse para los octavos de final sin depender del resultado entre la Universidad Católica y el Paranaense, salió al campo decidió a buscar los tres puntos y en los primeros minutos tuvo varias oportunidades claras de gol.

El entrenador, Diego Aguirre, decidió jugar con Nicolás Blandi como único centrodelantero y con varios volantes creativos por detrás de él. Rubén Botta, de tiro libre, estuvo muy cerca de marcar el primero a los diez minutos, pero su remate se fue rozando el poste.
      Embed


Tres minutos después, en el primer avance del Flamengo, Rodinei le pegó de primera desde afuera del área a la pelota, tras un despeje de cabeza luego de un tiro de esquina, y su rasante remate se coló por la derecha del portero Nicolás Navarro, que no logró evitar el gol.

San Lorenzo respondió con otro tiro libre, en este caso realizado por Belluschi, que pasó también cerca del poste.

El equipo local intentó, sin mucha claridad, acercarse a la portería rival, pero Flamengo defendió con firmeza y estuvo cerca de ampliar el marcador con un remate de media distancia de su ariete Paolo Guerrero.

San Lorenzo atacó con ahínco pero muy desordenado, por eso al equipo brasileño le resultó sencillo contenerlo y salir de contraataque.

Ambos equipos saltaron al campo en el segundo tiempo con los mismo once jugadores con los que terminaron la primera etapa. San Lorenzo continuó con su asedio pero no logró generar jugadas claras de gol.

Flamengo, por su parte, atacó poco, pero cada vez que pasaba la mitad del campo le generaba serios problemas a la defensa azulgrana.

Guerrero se encargó, casi en soledad, de la gran mayoría de los ataques del equipo brasileño. Aguirre movió el banquillo y mandó al campo al juvenil Cristian Barrios a 20 minutos del final.

Solo cuatro minutos después, Barrios recuperó una pelota alta en ataque y envió el centro para que Angeleri pusiera de cabeza el 1-1.

Como Paranaense le ganó a la Universidad Católica, San Lorenzo salió desesperado a buscar un triunfo que le permitiera clasificarse a los octavos de final. Y lo consiguió en la última jugada del partido, gracias a Belluschi.


- Ficha técnica:

2. San Lorenzo: Nicolás Navarro; Marcos Angeleri, Gabriel Rojas, Matías Caruzzo, Paulo Díaz (m.87, Gonzalo Bergessio); Fernando Belluschi, Ezequiel Cerutti (m.70, Cristian Barrios), Rubén Botta, Néstor Ortigoza, Franco Mussis; y Nicolás Blandi.

Entrenador: Diego Aguirre.

1. Flamengo: Alex Muralha; Miguel Trauco, Réver, Rodinei, Rafael Vaz; Éverton (m.87, Juan), Orlando Berrío (m.59, Rómulo), Gabriel (m.73, Matheus Sávio), Márcio Aráujo, Willian Arão; y Paolo Guerrero.

Entrenador: Zé Ricardo.

Goles: 0-1, m.13: Rodinei. 1-1, m.74: Marcos Angeleri. 2-1, m.92: Bellushi.

Árbitro: el paraguayo Enrique Cáceres. Amonestó a Belluschi, Díaz, Muralha y Rodinei.

Incidencias: partido de la sexta y última jornada del grupo 4 de la Copa Libertadores jugado en el estadio Nuevo Gasómetro Pedro Bidegain, de Buenos Aires, ante unos 35.000 espectadores. EFE