La magia del deporte

Guaraní deja pasar gran chance de acercar su clasificación

Guaraní cedió este jueves un empate a uno frente al Gremio de Brasil en el marco de la tercera presentación en el Grupo 8 de la Copa Libertadores de América.  Hernán Rodrigo López marcó el tanto aurinegro.

Marcelo Baez (i) disputa el balón con el jugador del Gremio de Brasil Fernandinho (d). Foto: EFE
Guaraní dejó pasar una gran oportunidad de liderar en solitario el Grupo 8 de la Copa Libertadores y acercar más su clasificación en la competencia internacional. El elenco de Dos Bocas se puso en ventaja con Rodrigo López, pero no pudo sostener ante una excelente versión del equipo alternativo del elenco brasileño.

Con esta paridad, el cuadro de Dos Bocas acumula siete unidades, al igual que su rival de esta noche, al que volverá enfrentar el próximo miércoles 26 de abril en Porto Alegre. El equipo de Daniel Garnero no pudo hacer valer la localía y el hombre de más que tuvo en el desarrollo del score por la expulsión de Michel.

EL PARTIDO. Sufrió más de lo previsto el elenco aborigen en el inicio del compromiso frente a la alternativa del cuadro de Porto Alegre, que solo alineó a dos titulares indiscutibles como los son el portero Marcelo Grohe y el jugador Edilson. Así se adueñó geográficamente del duelo y mostró su superioridad futbolísitica en terreno enemigo casi por exclusividad por lapso de 25 minutos.

El Gremio contó con dos posibilidades claras en solo apenas cuatro minutos, pero en los momentos de mayor quebrantó apareció Alfredo Aguilar para dejar en cero el arco local ante los disparos de Lucas Barrios.  Después continuó aprovechando la poca sinfonía del Indio, que perdía ante la dinámica, la presión y el gran trato de pelota que aplicaba su rival.

La arremetida de Fernandinho y luego un disparo de Lincoln, que se estrelló en la parte exterior de la red, sirvieron de campana y la formación paraguaya puso mejor músculo en el mediocampo y emparejó el trámite del score. A este primer paso le agregó peligrosidad a su quehacer ofensivo con un remate tanto suave de Epifanio García, un disparo inquietante de Juan Aguilar y un tremendo cabezazo de Neri Bareiro.

Para este fortalecido semblante tuvo mucho que ver la erupción del Néstor Camacho, vital para crear zozobra en el arco de Marcelo Grohe. El atacante marcó incluso a los 36 minutos con una pirueta, pero el asistente anuló la conquista por una supuesta posición adelantada. En el mejor momento, Wilmar Roldán llevó el partido al vestuario, sin ventaja, aunque ambos equipos hicieron mucho mérito para ostentar otro tipo de resultado.   

En el complemento, el cuadro aurinegro salió con el mismo ímpetu y pudo anotar el primer tanto de forma impensada cuando el centro de Marcelo Báez superó la posición de Grohe y pegó en el travesaño. De igual forma, el Gremio también inquietó pero no pudo capitalizar en ofensiva los desajustes defensivos.

El  panorama mejoró para el elenco de Dos Bocas a la hora del juego por la expulsión de Michel, por un codazo a Hernán Novick, que le significó la segunda amonestación. Garnero arriesgó, sacó de su mal partido a Luis de la Cruz y mandó al campo a Rodrigo Bogarín, que sacudió un par de veces sin éxito hacia el arco brasilero.  

No obstante, Guaraní precisó del ingreso de Hernán Rodrigo López para romper la paridad en el compromiso (70 m). A dos minutos de su inclusión, el inagotable charrúa anotó de cabeza el primer gol, que parecía un gran golpe a la moral del Gremio, pero el conjunto brasileño se repuso rápido y castigó con Pedro Rocha un descuido defensivo (79 m).

El último tramo fue de golpe a golpe en ambas áreas. Carlos Rolón falló un gol cantado en la boca del arco, mientras que en el área aurinegra Pedro Rocha mandó la pelota al palo de Alfredo Aguilar perdonando también la segunda conquista del Gremio, que se mostró más letal con 10 hombres.